>  >  >  > 
Vehículos curiosos: el Isetta, el coche de una puerta

Hoy echamos la vista atrás una vez más para recordar un coche de sólo tres ruedas y una puerta: el Isetta, un microcoche creado en la década de 1950. En la época posterior a la Segunda Guerra Mundial se buscaban métodos de transporte económicos para desplazamientos cortos, y este modelo de dimensiones muy reducidas era la propuesta ideal.

 

Lo más destacable del Isetta es su diseño, con una única puerta delantera inspirada en un avión de carga, y una característica forma de huevo. El eje trasero del vehículo era extremadamente corto y las ruedas estaban muy juntas. Por esta forma y por sus ventanas recibió apodos como el “huevito” o “ratón alemán” en países como Chile o Argentina. El Isetta se construyó en España, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Brasil… pero para su origen tenemos que ir hasta Italia, ya que allí fue diseñado en 1.953 por el ingeniero aeronáutico Ermenegildo Preti.

 

Isetta-2

 

Aunque el fabricante italiano Iso fue el responsable de su producción durante los primeros años, poco después vendieron la licencia, el nombre y las herramientas para producirlo a otros países, por lo que en Alemania lo fabricaba BMW, en Francia VELAM o en Brasil Romi. Según el país, el Isetta fue recibiendo variaciones en sus características, principalmente motores más potentes y una cuarta rueda, aunque se mantenían su puerta delantera y la longitud de 2,28 metros.

 

Iso fabricó 1.000 unidades del Isetta en Italia, Romi 3.000 en Brasil, VELAM 5.000 en Francia… pero en Reino Unido se fabricaron hasta 30.000 unidades, y BMW fabricó en Alemania más de 130.000 unidades de este inolvidable modelo. De estas últimas, 8.500 se exportaron a Estados Unidos. Algún Isetta todavía puede verse en las carreteras americanas y también en algún que otro museo. El Isetta es toda una reliquia de diseño peculiar y muestra de cómo eran de diferentes los vehículos y las necesidades hace más de medio siglo.

 

Isetta-1

 

Fotos 1 y 2 en CC: Wikimedia Commons.

Comments

comments

Comparta el artículo