>  > 
Tips para conducir en invierno con seguridad

La seguridad vial debe ser nuestra máxima cualquier mes del año, pero sabemos que con el frío debemos extremar las precauciones para evitar incidentes desafortunados al volante. Es importante que hagamos un profundo examen a nuestro vehículo antes de emprender la marcha. A continuación queremos darte una serie de consejos a tener en cuenta que te ayudarán a mantener tu coche en óptimas condiciones y a circular con seguridad.

Chequeo previo. Lo primero que debes hacer para evitar problemas posteriores es tener tu coche a punto. Realiza una revisión completa para prevenir imprevistos como faros fundidos, ruedas en mal estado, pastillas y líquido de frenos gastado y limpiaparabrisas defectuosos. Además, procura llevar el depósito lleno, pues te será muy útil en caso de que se alargue el viaje o te quedes atrapado en carretera y necesites mantener la calefacción encendida.

Parabrisas congelado. No intentes quitar el hielo del cristal con agua tibia o caliente, ya que el cristal puede romperse a causa del fuerte cambio de temperatura. Si no dispones de anticongelante o alcohol que es lo más efectivo y recomendable, puedes orientar la calefacción hacia la luna y esperar a que se vaya deshaciendo el hielo progresivamente. Ayúdate de un rascador de plástico para retirar el hielo sin arañar el cristal y recuerda no iniciar tu trayecto hasta que el parabrisas no esté totalmente despejado.

Conducir sobre hielo y nieve. Inicia la marcha en segunda y acelera lentamente. Emplea marchas largas y haz los cambios y maniobras de forma muy suave. Circulando siempre a velocidad reducida y usa el freno de motor antes que el pedal del freno. Es peligroso pisar el freno, sobre todo en caso de perder el control. En su lugar hay que levantar el pie del acelerador y girar el volante hacia donde vaya la parte trasera del coche. Contra la nieve disponemos de cadenas para adherir mejor los neumáticos a la carretera, aun así recuerda que si la capa de nieve es gruesa es preferible circular sobre las rodaduras de otros vehículos y si es fina es mejor pisar nieve virgen.

conducir-invierno

Conducir con niebla. La niebla puede llegar a cegar por completo tu visión. Para afrontar esta situación procura tener los cristales desempañados y las luces antiniebla reguladas y listas para su utilización. En cualquier caso, si la visibilidad fuera casi nula o no hubiera, no continúes conduciendo aunque conozcas el camino. Estaciona en un lugar seguro sin apagar el alumbrado del coche.

Ruta alternativa. Te puede resultar muy útil tener preparado un trayecto a modo de plan B, ya que con estas condiciones climatológicas suelen aumentar los incidentes como retenciones de tráfico y accidentes.

Finalmente, recuerda que el mejor consejo que puedes seguir es ser prudente al volante respetando los límites de velocidad y las distancias de seguridad estipuladas. Comparte este post con tus amigos: la seguridad es muy importante, no te la juegues.

Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

Fuente: Europcar y Pons Seguridad Vial

Comments

comments

Comparta el artículo