>  > 
Ruta por Extremadura en Semana Santa

Te proponemos una ruta para descubrir Extremadura en esta próxima Semana Santa. Visita Cáceres, Badajoz, Mérida o el valle del Jerte en este pequeño recorrido por la comunidad extremeña, donde además de monumentos y lugares que ver, te recomendamos dónde comer. Alquila tu coche para Semana Santa con nuestra oferta: ¡reserva 7 días y paga sólo 5!

 

La comunidad tiene 3 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: la ciudad monumental de Cáceres, el conjunto arqueológico de Mérida y el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, en la localidad del mismo nombre. Pero empezamos nuestra ruta por el norte de Cáceres en un entorno natural.

 

Valle del Jerte

Este valle extremeño en el extremo norte de la comunidad tiene un encanto muy especial y unos paisajes espectaculares. Muy conocida es la floración de sus cerezos a finales de marzo, que tiñen el valle de blanco durante escasas semanas para después nacer la exquisita picota del Jerte.

 

Valle-del-Jerte

 

El valle comprende numerosas localidades y cosas por ver, así como multitud de rutas para hacer senderismo. Recomendamos la cascada del Caozo, entre las localidades de Valdastillas y Piornal, Barrado, un pueblo adaptado a la pendiente y con el conocido roble grande de Solana, también la ruta de los castaños o los restos del Castro Celta de Villavieja, en Casas de Castañar, o El Torno, lugar popular por ser “el mirador del valle del Jerte”.

 

Relativamente cerca del valle, uno de los acontecimientos más conocidos de la Semana Santa en Extremadura tiene lugar en la localidad de Valverde de la Vera, donde en la noche del jueves al viernes santo marchan los “Empalaos”, en una llamativa tradición religiosa que se celebra desde el S. XVI. También puedes visitar aquí el Museo de los Empalaos para descubrir todo el misterio que envuelve esta celebración tan auténtica.

 

Si tienes tiempo para el relax y planes más calmados, Semana Santa marca el inicio de la temporada termal en Extremadura. 6 balnearios integran la marca Extremadura Termal a lo largo y ancho de toda la comunidad: Alange, El Raposo, Salugral Termal Resort, Fuentes del Trampal, Brozas y Baños de Montemayor, en 6 entornos con mucho encanto y donde también puedes disfrutar de la mejor cocina extremeña.

 

 

Cáceres

El casco antiguo de la ciudad de Cáceres fue declarado tercer conjunto monumental de Europa después de Praga y Tallín, y es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En él se encuentran numerosos monumentos de todo tipo: la concatedral de Santa María y otros edificios religiosos, numerosos palacios y casas nobles, plazas, murallas y también torres defensivas. No te pierdas los distintos arcos y puertas de entrada al casco histórico, y la plaza mayor de la ciudad, centro del casco y puerta de entrada a la ciudad monumental.

 

Caceres

 

La Semana Santa Cacereña, de interés turístico internacional, tiene algunas de las cofradías más antiguas de España, como la del Nazareno y de la Misericordia, fundadas en el S. XV. Una de las procesiones con más renombre de la ciudad es la del “Cristo Negro”, donde se realiza un desfile medieval por el interior de la parte amurallada de Cáceres. Para comer en Cáceres te recomendamos el restaurante Homarus, y aunque no es su especialidad ni es algo típico extremeño, el arroz con bogavante es exquisito.

 

 

Mérida

Si algo hay que visitar obligatoriamente al pasar por Mérida, es el conjunto arqueológico de la ciudad, uno de los más extensos de nuestro país y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En este conjunto destacan principalmente y no te puedes perder el teatro, el anfiteatro y el circo romanos.

 

El teatro romano de Mérida se construyó en los años 15 y 16 a. C. pero tras ser abandonado en el S. IV el edificio fue cubierto de tierra, hasta que ya en el S. XX comenzaron las excavaciones arqueológicas. Ha sido nombrado uno de los 12 tesoros de España. A su vez, el anfiteatro de Mérida fue construido poco después (año 8 a. C.) muy próximo, y fue un lugar para albergar luchas entre gladiadores o fieras. En la actualidad sólo se pueden ver la arena y una de las tres zonas de las gradas, ya que las otras dos se usaron como cantera para otras construcciones en la época una vez que el anfiteatro dejó de usarse. Por su parte, el circo romano era en su momento un enorme edificio donde se disputaban carreras, con una arena de 30.000 metros cuadrados de superficie y gradas donde cabían hasta 30.000 espectadores.

 

Merida

 

Otras construcciones destacadas que forman parte del conjunto arqueológico de Mérida son el puente romano sobre el Guadiana, los acueductos de Los Milagros y de Rabo de Buey-San Lázaro, el Templo de Diana (con un palacio renacentista del S. XV entre las columnas del viejo templo), el Arco de Trajano, la casa del Mitreo, la Alcazaba musulmana, los Columbarios, la basílica de Santa Eulalia o la concatedral.

 

Si vas esta Semana Santa a Mérida, podrás ver de la celebración de un llamativo Via Crucis en el anfiteatro romano de la ciudad. Para comer, te recomendamos el restaurante Altair, donde disfrutar de la gastronomía emeritense y unas fantásticas vistas al Guadiana.

 

 

Badajoz

De la ciudad de Badajoz no te puedes perder la catedral de San Juan Bautista, cuya construcción tardó tanto en completarse (se comenzó en 1232 y no finalizó hasta el S. XVIII) que mezcla varios estilos: elementos góticos, barrocos y renacentistas conviven en este edificio. Te llamará la atención su gigantesca lámpara central, con 102 brazos y 3.750 kilogramos de peso. Algo similar sucede también en el Palacio Municipal, con un estilo que mezcla elementos clasicistas y arcaicos.

 

Badajoz

 

La plaza más conocida de Badajoz en la Plaza Alta, en pleno casco histórico y junto a la Alcazaba. Rodeada de soportales con arcos, podrás ver los edificios decorados con pinturas y motivos de estilo mudéjar. Una impresionante vista que puedes ver desde alguna de las terrazas de la plaza. También puedes visitar la Alcazaba, de acceso libre, que alberga distintos palacios y mezquitas, y desde donde puedes recorrer las murallas y sus torres, entre la que destaca la Torre del Espantaperros, de 30 metros de altura y al lado de la plaza mencionada anteriormente.

 

De la Semana Santa de Badajoz destaca sobre todo la procesión del Cristo de la Angustia sobre el Puente de Palmas, lugar al que se le apagan las luces durante el paso. Para comer en esta ciudad, te recomendamos el restaurante Dosca II, donde probar lo mejor la cocina tradicional extremeña, como por ejemplo, un jugoso San Jacobo extremeño.

 

 

Fotos 1, 2, 3 y 4 CC: Wikimedia Commons.

Comments

comments

Comparta el artículo