>  >  > 
Road-trip: Nueva Zelanda a través de las carreteras de la isla Sur

Descubra las tierras de contrastes de Nueva Zelanda regalándose un inolvidable road-trip por la costa oriental. Nada es mejor que el placer de conducir a través de las extensiones salvajes de la isla Sur para explorar toda la riqueza de una región con múltiples facetas. De norte a sur, su plan de viaje le llevará desde fiordos y glaciares míticos hasta playas doradas y aguas turquesa del Parque Nacional Abel Tasman, a través de inmensos lagos y de las cimas nevadas del centro.

 Christchurch: inicio del viaje

1_Christchurch

Una vez que recoge su vehículo de alquiler Europcar en el aeropuerto, solo necesita media hora para llegar a Christchurch, en el corazón de los paisajes variados de Canterbury, una región de picos y de llanuras.
Callejeando por la plaza de la Catedral alrededor de la iglesia anglicana, en los barrios residenciales o en el jardín botánico de Hagley Park, descubra el espíritu acogedor de la mayor ciudad de la isla Sur, justamente conocida como “la ciudad de los jardines”.

Al inicio de su road trip, Christchurch le ofrece un programa para elegir: visitas culturales en un marco arquitectónico e histórico, siempre marcado por la influencia británica, actividades deportivas (esquí, rafting, BTT, golf…) y tesoros del patrimonio natural.
 Dirección Akaroa
Situada a 87 kilómetros de Christchurch, Akaroa, “bahía larga” en maorí, merece una visita. Cuente con una hora aproximadamente para acceder al único pueblo francés de Nueva Zelanda, fundado por los colonos del siglo XIX.
Tiene 2 opciones: vía la SH574,el trazado tortuoso de una carretera en la ladera de una montaña que ofrece incomparables miradores sobre la bahía, pero que exige conducir un vehículo ligero o vía la SH575, el itinerario más corto y más directo, recomendado para el placer de conducir en la colinas llenas de verdor, viendo cómo Akaroa se dibuja en el horizonte.

Al bifurcarse en Summit Road, bordeará la península de Banks hasta el destino, recorriendo las crestas. Si no, conduzca directamente hasta Dalys Wharf, encantador pequeño puerto con los comercios frente al mar.

 Kaikoura, escala 100% naturaleza

3_Kaikoura

Escalas gourmet jalonan los 190 km que llevan a Kaikoura, primero en la región vitícola de Waipara, después en las caravanas instaladas en el borde de la carretera que venden excelentes langostas frescas a buen precio.
Ciudad costera, pintoresca entre mar y montaña, Kaikoura le promete memorables encuentros inéditos con delfines, ballenas u otarios, atraídos por la riqueza de los fondos marinos del océano Pacífico.

Antes de retomar el volante, no deje de degustar los cangrejos, joya de la gastronomía local, a los que la ciudad debe su nombre maorí, ¡kai significa alimento y koura cangrejo!

En coche por el Parque Nacional de Abel Tasman

4_Parc_National_Tasman

Cuando sale de Kaikoura, accede al parque Abel Tasman a través de la ciudad de Nelson por la carretera 6, tras un largo recorrido de 290 kilómetros.

Situado en la punta noroeste de la isla del Sur, es el parque más pequeño del país, pero también el más visitado. Para descubrir su panorama donde se mezclan playas de ensueño, fiordos majestuosos, acantilados abruptos de granito y bosques exuberantes, coja la Coast Track, esta famosa pista frecuentada por numerosos senderistas y vuelva a su coche con un taxi boat.

Punakaikii, vía de acceso a las Pancake Rocks

5_Punakaiki

En menos de cuatro horas, la vía occidental le conduce a Punakaikii, bordeando el litoral del mar de Tasmania, un paisaje de arena negra y vegetación salvaje, en el parque nacional de Paparoa. Ya está al lado de Pancake Rocks, llamadas así por su estructura característica, ¡parecidas a pilas gigantes de crepes calcáreos! Un espectáculo impresionante, concretamente en el momento de la marea alta, cuando el mar se precipita sobre las cavidades rocosas, provocando impresionantes géiseres de agua salada.

Por la carretera de los glaciares de la isla del Sur

6_Glaciers

De las tierras de Greymouth, marcadas por la historia de la fiebre del oro en las cumbres más altas de la isla del Sur, los Monts Cook y Tasman, la carretera panorámica se despliega durante 240 kilómetros, abriendo la puerta de la región de los Glaciares.
A pie para los más valientes o en helicóptero, para los amantes de las sensaciones fuertes, numerosas excursiones le proponen intentar la experiencia fuera de lo común de las escaladas de los glaciares Franz Josef y Fox.

Destino Queenstown

7_Queenstown

Para usted que tiene alma de piloto, 330 kilómetros y 4 horas serpenteando por la montaña, a través de Haast Pass. Después, en la vía más elevada de Nueva Zelanda, destino Queenstown, reconocida como la capital mundial de las actividades al aire libre. ¡Qué espera para volver a coger el volante para su próxima etapa!

jordland el itinerario más bonito de Nueva Zelanda

8_Fjordland

Una vez pasados los controles de policía en Te Anau, la carretera solo es diversión y descubrimiento, a través de los territorios mágicos de Fjorland.
Considerada como una de las más bonitas del mundo, la carretera serpentea a través de valles llenos de verdor, en los que las cimas de las Earls Mountains se reflejan en los famosos lagos espejos. A través del bosque centenario, inmortalizado en la gran pantalla en “El señor de los anillos”, accede al fiordo por el Homer Tunnel, excavado entre 1935 y 1954 en una montaña que durante mucho tiempo se consideró infranqueable.
Tras 20 kilómetros de curvas en los cañones, se perfilan las orillas del legendario Milford Sound, este fiordo descrito por Rudyard Kipling como la “octava maravilla del mundo”. Poco importa el tiempo o la estación, quedará boquiabierto al contemplar el espectáculo de sus cascadas vertiginosas y sus acantilados esculpidos en la primera era glaciar, elevando aguas oscuras hacia el cielo.

De Wanaka a Tekapo, última etapa del viaje

9_Wanaka

La región de los lagos le recibe al final de su circuito neozelandés, mostrando un programa turístico propicio para la relajación tras largas horas al volante: paseos alrededor del lago en Wanaka, degustación de vino en Rippon Valley, parada en el lago Tekapo para fotografiar “la iglesia del buen pastor”, bañarse en agua caliente y contemplar la excepcional vista sobre el Parque Nacional de Mont Cook desde la cumbre de Mont John, que culmina a más de 3700 metros.

Un pequeño recordatorio del código de circulación de la carretera neozelandesa: tener 21 años, permiso internacional, respetar los límites de velocidad (100 km/h) en el campo y en las escasas autopistas; 50 km/h en ciudad), observar la señalización y , sobre todo, ¡siempre por la izquierda!

Prudencia en las carreteras, a menudo un carril único, no siempre asfaltadas y sometidas a una meteorología tan extrema como variable, que exige consecuentemente equipamiento, proporcionado en su vehículo de alquiler.

Comments

comments

Comparta el artículo