>  >  > 
Road trip: Italia, desde la carretera de los lagos hasta la gran carretera de los Dolomitas

Entre los italianos y el automóvil hay una verdadera historia de amor construida por el ruido atronador de sus cláxones y varias marcas legendarias, conocidas en todo el mundo por su sofisticada elegancia y por la potencia de sus motores.

Date el gusto de conducir por las carreteras de Verona y la hermosa región de los lagos hasta la famosa carretera de los Dolomitas. Mientras que en tu espejo retrovisor irán desfilando magníficos paisajes, tendrás la oportunidad de disfrutar de estas regiones alpinas italianas desde una perspectiva más auténtica, tanto a nivel cultural como gastronómico, lejos de las bulliciosas capitales de provincia y las grandes aglomeraciones de turistas en verano.

Verona, tras los pasos de Romeo y Julieta

verone

Verona es el punto de partida de tu viaje por carretera hacia los Dolomitas y es conocida por ser la mítica ciudad en la que se desarrolló la historia de los amantes de Shakespeare. Pero también es una ciudad milenaria llena de tesoros históricos y arquitectónicos. Te encantará el hecho de que sea tu primera parada.

La visita a Verona te ofrece la oportunidad de viajar en el tiempo, gracias a los vestigios de la antigua Roma, las fortificaciones de la época medieval y la monumentalidad del Renacimiento. En el centro de la ciudad, donde se ubica su pintoresco mercado de verduras junto a los grandes palacios, podrás acceder a los principales lugares de interés de Verona: la majestuosa Piazza dei Signori (plaza de los señores), la animada Piazza delle Erbe (construida sobre el antiguo foro romano), los puentes fortificados sobre el Adigio y, por supuesto, el balcón de la casa de Julieta.

Verona es sin lugar a dudas una de las ciudades más bellas del Veneto y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por su urbanismo y su arquitectura, comprenderás el porqué desde el primer día.

Además, antes de hacerte con las llaves de tu coche de alquiler y dirigirte a la carretera de los lagos, no puedes irte sin degustar las especialidades locales: los gnocchi a base de patatas, la polenta o el famoso risotto con salami.

Camino al lago de Garda

garde

El lago de Garda supone una de las escapadas por carretera más apreciada por los turistas, ya que pueden disfrutar del clima privilegiado y de los paisajes idílicos que se reflejan en el agua clara del lago más grande de Italia. Conduce a lo largo de los cincuenta kilómetros que cubren el perímetro de este inmenso lago y atraviesa tres provincias italianas: Veneto, Lombardía y Trentino-Alto Adigio.

Ante tus ojos desfilarán paisajes tan diversos como los de los viñedos de la Valpolicella, los limoneros y olivares de Gargnano, tan característicos de la vegetación mediterránea, o el monte Baldo, accesible en teleférico con unas asombrosas vistas del lago. No cometas el error de obviar alguna de las etapas esenciales que están ubicadas a lo largo de la carretera de la costa.

En primer lugar, tómate tu tiempo para visitar las ruinas romanas de la península de Sirmione, una pequeña ciudad turística y muy animada situada en un promontorio rodeado de agua, un lugar al que la cantante María Callas le encantaba ir a descansar. Explorar el sur en coche también te permitirá hacer una pausa en la Riviera degli Ulivi (ribera de los olivos), la orilla en la que se encuentra la ciudad de Bardolino, que ofrece lugares de interés cultural, relajación en la playa y enología. En la carretera nacional 572, podrás descubrir auténticos paraísos terrenales, como la elegante ciudad costera de Saló o Gardone Riviera, que alberga la monumental ciudadela del Vittoriale degli italiani, buque insignia del lago de Garda.

A lo largo de la carretera, alternarás el placer de conducir por las extensas carreteras de las colinas del sur y el de recorrer los estrechos caminos zigzagueantes rodeados de rocas escarpadas que conducen al norte.

Levanta el pie del acelerador para disfrutar de las vistas de las montañas que se alzan alrededor del lago, alternando visitas a pueblos con encanto, deteniéndote en los lugares más recónditos o haciendo una pequeña pausa en una osteria, los bares típicos en los que podrás saborear el famoso prosecco y el spritz, o en una trattoria, donde se ofrecen deliciosos menús a base de productos locales.
Termina tu ruta conduciendo hasta Riva del Garda, en el extremo septentrional del lago. La belleza de sus paisajes y sus lugares históricos te harán olvidar el frío. Esta es la etapa final de tu viaje por carretera alrededor del lago de Garda y el comienzo de tu camino hacia los Dolomitas.

Escala en Bolzano

bolzano

Deja atrás la zigzagueante carretera que recorre las orillas del lago de Garda y únete a un tráfico más denso rumbo a Bolzano, la capital de la región de Alto Adigio (o Tirol del Sur), un lugar de intercambio entre las provincias italianas y las regiones germánicas. El idioma más hablado aquí es el alemán.

Además de una popular estación de esquí muy apreciada por los aficionados a este deporte, Bolzano es la puerta de entrada al famoso parque natural de los Dolomitas, uno de los parajes naturales más bellos de Italia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los Dolomitas es una cadena de montañas rocosas también conocida como Monti Pallidi (montes pálidos), debido a la piedra caliza blanca de la que están compuestas. Esta joya geológica ofrece un panorama único en el mundo con una sucesión de cumbres escarpadas, acantilados y glaciares que atraviesa varias provincias.

En los días soleados, podrás disfrutar de su exuberante vegetación, con numerosos viñedos y huertos entre otros muchos elementos paisajísticos. Degustarás los sabores típicos de esta asombrosa naturaleza gracias a una cocina regional que fusiona las tradiciones de Europa Central y las de la costa mediterránea. Elaborado tradicionalmente, el speck es un delicioso jamón ahumado de alta calidad con etiqueta IGP (indicación geográfica protegida), al igual que el vino joven, cuyas cepas DOC Lagrein y Santa Magdalena tienen un sabor incomparable reconocido a nivel internacional.

Llegada a Cortina d’Ampezzo por la carretera de los Dolomitas

cortina

Para llegar en coche desde la región del Adigio a la del Veneto, es más que recomendable que hagas uso del GPS e introduzcas la carretera de los Dolomitas que el famoso arquitecto Le Corbusier describió como “la obra arquitectónica más bella del mundo”.

De hecho, para completar tu road trip italiano no puedes elegir ningún trayecto que no incluya esta maravillosa carretera panorámica, más de 100 kilómetros de impresionantes paisajes que se extienden de este a oeste.

Recorrerás varias horas a través de carreteras estrechas y cañones con grandes pendientes hasta llegar al lago Karersee (en italiano, lago di Carezza), el lugar de vacaciones elegido por la emperatriz Sissi, muy conocido por la claridad de sus aguas, de tonos verdes y azulados, en las cuales se reflejan las montañas. Desde allí, podrás realizar algunas de las excursiones más bellas de los Alpes, asequibles incluso para aquellos que no sean expertos senderistas, no podrás resistirte al encanto de las vistas que ofrece esta cadena montañosa única y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Y los amantes de la conducción por la montaña se sentirán como auténticos pilotos de rally. Disfruta de las muchas curvas cerradas que atraviesan esta garganta y de los valles de pinos hasta llegar a la línea de meta en Cortina d’Ampezzo, una elegante estación de deportes de invierno muy apreciada tanto por los italianos como los turistas.

Comments

comments

Comparta el artículo