>  >  > 
Road trip: descubre Sicilia, desde Palermo hasta Siracusa

Descubrir Sicilia en coche te ofrece la oportunidad de explorar la mayor isla del Mediterráneo y de impregnarte plenamente (desde Palermo hasta Siracusa) de su particular encanto, de su crisol de civilizaciones antiguas y de influencias medievales orientales y occidentales, así como de apreciar los excesos del estilo barroco.

Explora la isla a tu ritmo y disfruta con total libertad de la calidad de su red de carreteras y del clima mediterráneo para recorrer sus ciudades, cosmopolitas y exuberantes, a menudo homenajeadas por ilustres pintores, músicos o cineastas. Descubre las múltiples facetas de esta joya de Italia, donde el terreno volcánico, las playas soleadas, el notable patrimonio cultural y arquitectónico y la gastronomía son los principales atractivos que garantizan una estancia memorable.

A lo largo de tu recorrido, podrás alternar entre las autopistas de dos carriles y las carreteras secundarias menos frecuentadas para descubrir los tesoros de Sicilia.

Desde el aeropuerto de Palermo, tendrás que recorrer un trayecto de solo 30 km en coche hasta el centro de la ciudad. No te olvides de admirar los magníficos edificios históricos y los monumentos barrocos que dotan de su particular encanto a la capital siciliana, un lugar muy acogedor ubicado en una extensa bahía entre el mar y las montañas.

De ruta por Agrigento, la antigua Sicilia

1_MYqryTF_F34PHJu

Para llegar a Agrigento desde Palermo, puedes hacer una parte del viaje por la autopista que conduce hasta Erice, un maravilloso pueblo emblemático de la antigua Sicilia. A continuación, cambia de dirección y recorre la costa bordeada de salinas y molinos de viento antes de llegar a Agrigento. Situado a medio camino entre Palermo y Siracusa, el yacimiento arqueológico de Agrigento sigue siendo uno de las principales lugares de interés de Sicilia y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El Valle de los Templos y los vestigios de la antigua ciudad griega de Acragante te transportarán a la Edad Antigua.

Siracusa, la etapa fundamental de tu periplo por Sicilia

2_N1Nomyd_iKJr9iW

Basta con conducir durante dos horas y media, unos 200 km, para descubrir Siracusa, una ciudad costera considerada justamente la ciudad más hermosa de la isla. Podrás comprender por qué al visitar sus magníficos monumentos: la catedral, el teatro griego, tallado en piedra, o la Oreja de Dionisio, una cueva artificial cavada en una antigua cantera. Además de un marco incomparable, Siracusa ofrece deliciosas sorpresas gastronómicas, como los spaghetti alla bottarga de atún, las salchichas al vino blanco con semillas de hinojo o los cannoli, sabrosos rollitos dulces con crema de queso ricotta.

Una parada en Taormina, entre el mar y el volcán

3_peHbtGx_AJVK5m6

Una vez que hayas explorado todos los rincones de Siracusa, dirígete a Taormina, a unos 120 kilómetros de distancia por la costa este. Si tienes libertad para planificar tu ruta, opta por recorrer la ciudad al final del día y mézclate con los habitantes locales, que a esa hora visten sus mejores galas y salen a pasear por las calles de esta especie de Saint-Tropez siciliano, se detienen a tomar un helado o un vaso de leche de almendras… En la parte alta de la ciudad, Taormina cuenta con numerosas joyas arquitectónicas y culturales: la ciudad medieval, varios palacios góticos y el antiguo teatro griego, donde actualmente se siguen interpretando obras.

Si prefieres disfrutar de la naturaleza en lugar de hacer turismo cultural, Taormina también ofrece un magnífico mirador con vistas al mar por un lado y al Etna por el otro. En la parte baja de la ciudad, podrás acceder a playas de ensueño recorriendo unos caminos de tierra. Además, si decides realizar una excursión al volcán, es probable que asistas a una de las frecuentes erupciones del Etna. ¡Un espectáculo tan diferente como impresionante que bien merece una visita!

Marsala, en una encrucijada

4_zksUDIF_RhXvFJ7

Continúa tu ruta personalizada haciendo un desvío a la provincia de Trapani, en la costa occidental de Sicilia. Junto a los caminos, hay numerosos viaductos que ofrecen unas vistas impresionantes de los diferentes encantos de esta región agrícola y costera, en la que sus extensas playas y altísimos acantilados se alternan con los viñedos y los campos de árboles frutales. Partiendo de Marsala, tienes la oportunidad de optar por varios itinerarios que te invitan a descubrir una faceta diferente de Sicilia: dirígete desde Marsala a Agrigento por la Scala dei Turchi, una carretera costera panorámica de amplias curvas que recorre una cantera que el tiempo y la brisa marina han transformado en un acantilado de roca caliza de un color blanco inmaculado.

Registra en tu GPS la famosa ruta del vino, que recorre todo el oeste de Sicilia desde esta provincia, donde se produce un néctar de gran calidad, un delicioso moscatel y el vino de Marsala, un licor reconocido por su calidad de fabricación tradicional artesanal, históricamente conocido como el vino de Venus y utilizado en la cocina italiana como un ingrediente esencial del tiramisú.

Antes de completar el tour y regresar a Palermo, recorre la Via del Sale a lo largo de la costa. Se trata de la ruta de la sal de la región, en la que a lo largo y ancho de las 900 hectáreas que separan Marsala de Trapani se extienden numerosas salinas y molinos de viento antiguos.

Comments

comments

Comparta el artículo