>  > 
Road trip: Bélgica, de Bruselas al mar del Norte

¡Emprender el camino para hacer un tour por Bélgica significa salir a descubrir un estilo de vida en el que se combinan la tradición y la modernidad y confluyen las influencias germánicas con las latinas, lo que se evidencia en un gran patrimonio arquitectónico, sabrosas especialidades gastronómicas, una gran variedad paisajística y una selección de cervezas sin igual (recuerda que debes beber con moderación)!

Este es un itinerario ideal para realizar una escapada a Bélgica. Te llevará por la carretera de los canales, desde Bruselas, la capital, a la orilla del mar del Norte, atravesando cuatro ciudades esenciales para descubrir las diferentes facetas de este pequeño reino increíblemente exótico, cuna de míticos cómics y patria de un humor muy peculiar. Este llano país tantas veces homenajeado en las canciones de Jacques Brel, más allá de los lugares típicos por todos conocidos, alberga numerosas joyas culturales y naturales.

Partimos de Bruselas, la capital europea

bruxelles

Alquilar un coche te permite viajar sin preocuparte por ningún horario, a tu ritmo, eligiendo tu propia hoja de ruta. ¿Por qué no comenzar tu viaje por la capital europea con una estancia cultural y siguiendo las últimas tendencias?

Compuesto por 19 comunas y con más de un millón de habitantes, Bruselas sigue siendo un destino de escala humana muy animado y con un ritmo de vida bastante interesante que le dota de un encanto particular.

Tendrás que aparcar tu coche para esta visita, sin embargo, tómate tu tiempo para pasear por la famosa Grand Place peatonal de Bruselas, la “más bella del mundo” según Victor Hugo. Una reputación más que justificada por las hermosas fachadas de las casas de gremios, los encantadores callejones de l’Îlot Sacré o los verdes parques que salpican la ciudad.

A partir de ahí, continúa tu paseo urbano en el corazón de un excepcional caleidoscopio arquitectónico en el que todas las calles conducen a un museo, un monumento o un edificio civil, con una combinación de estilos que incluyen el clasicismo flamenco, el gótico y el art nouveau.

Además de la riqueza de su patrimonio arquitectónico, Bruselas está llena de pequeños restaurantes en los que podrás disfrutar de la cocina tradicional belga, con platos muy generosos y un ambiente agradable. Permítete el lujo de probar la famosa carbonada a la flamenca con cerveza o el hochepot, el pot-au-feu típico de la región.

Y, siempre con moderación, haz honor a la creatividad de los maestros cerveceros belgas y accede a un estaminet, una cafetería popular con un ambiente típico que ofrece una amplia selección de cervezas.

Hacia la carretera de los tesoros históricos de Gante

gand

En menos de una hora, podrás recorrer los cincuenta kilómetros que separan Bruselas de Gante… A menudo se pasa por alto en beneficio de Brujas, sin embargo, Gante, tiene numerosos atractivos.

La joya de Flandes tiene múltiples facetas: es romántica, festiva, con un gran patrimonio histórico y gastronómico, una etapa imprescindible en este tour en coche por la carretera de los canales.

A tu llegada, no dudes en aprovechar los parkings subterráneos, muy prácticos y vigilados, que te permitirán pasear tranquilamente a lo largo del muelle o por los barrios viejos de esta bucólica ciudad medieval gótica. Desde la catedral, que alberga la ilustre obra “Adoración del Cordero Místico” (o “Políptico de Gante”) de los hermanos Van Eyck, al distrito de Saint-Michel a través de los canales, el centro histórico de Gante no está exento de interés.

Antes de salir hacia Brujas, haz una parada gastronómica en el antiguo mercado de pescado, que actualmente es un gran complejo de restauración en el que podrás degustar un plato de waterzooi, una especialidad local a base de pollo o pescado servido como una sopa a la crema o con mantequilla.

Los canales de Brujas: una etapa de la que no puedes prescindir en tu itinerario

bruges

Hay varias posibles rutas que conectan Gante con Brujas: por la autopista o por los campos de Flandes, por la RN9, que conduce a la costa. Una vez que hayas dejado atrás el castillo de los Condes de Flandes, recorrerás unas pocas decenas de kilómetros por carretera antes de poder impregnarte del encanto romántico y pintoresco de la “Venecia del norte”.

Déjate seducir por una travesía en barco por los canales, alrededor de los cuales se erigen magníficos edificios civiles y religiosos de estilo gótico. Y no puedes dejar de visitar algunos lugares imprescindibles que convierten a Brujas en un auténtico museo al aire libre, ciudad cuna del arte flamenco y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: el campanario, los museos y el muelle del Rosario, entre otros.
Antes de reanudar tu road trip, haz una última parada a orillas del lago Minnewater, también llamado lago del Amor, y deja que el encanto del Beguinaje opere su magia.

Cruza la línea de meta en las playas de Knokke

knokke

Tu hoja de ruta te ofrece varias opciones de itinerarios hasta Knokke, con cualquiera de estos trayectos tendrás que recorrer unos veinte kilómetros. Opta por las tranquilas carreteras nacionales mejor que por la autopista del mar, llena de turistas y habitantes locales, para llegar a Knokke, una elegante ciudad de vacaciones en la que las dunas de arena se extienden a lo largo de la costa que hace de frontera con los Países Bajos.

Si te gusta el pescado y el marisco, las especialidades culinarias de la costa belga harán las delicias de tu paladar: además del tradicional plato de mejillones y patatas fritas, prueba el lenguado a la meunière o los tomates con camarones, en versión receta típica o nueva cocina.

Tanto si deseas hacer este viaje por carretera en pareja como en familia, ya seas un enamorado de la cultura o de la naturaleza, en este lugar encontrarás aquello que se adapte a tus gustos y necesidades. En el corazón de este maravilloso escenario típico de película, ve de compras por sus animadas calles comerciales, visita museos o galerías de arte en los barrios de estilo Belle Époque, disfruta de las noches de la jet set en el casino o túmbate durante horas para descansar en sus extensas playas…

Comments

comments

Comparta el artículo