>  >  > 
Qué ver en la Selva de Irati en Navarra

En España también tenemos selva: al norte de Navarra se encuentra la Selva de Irati, que se extiende también en el País Vasco francés, al suroeste de Francia. Esta selva es el segundo bosque de hayas más grande del continente europeo, sólo superada por la Selva Negra de Alemania. Un espectacular hayedo abetal en el Pirineo Occidental, ideal para disfrutar de unos paisajes otoñales inolvidables.

 

Para llegar a la Selva de Irati en Navarra tienes dos opciones: por el oeste, por Orbaiceta en el valle de Aezkoa, o por el este, por Ochagavía en el valle de Salazar. En Orbaiceta puedes visitar la antigua fábrica de armas (Bien de Interés Cultural y construida sobre una antigua ferrería medieval) o el centro de interpretación de la Selva de Irati. A unos 5 kilómetros tienes la Torre-trofeo de Urkulu en la cima del monte homónimo, de construcción romana, y la Estación megalítica de Azpegi con varios dólmenes y cromlech, y la cerca cueva de Arpea.

 

En Ochagavía te encontrarás con un puente medieval y estrechas calles empedradas en un pueblecito lleno de encanto. Alquila un coche con Europcar para llegar aquí, pero ten en cuenta que no está permitido el recorrido de ningún vehículo particular por el interior de la selva.

 

Selva-Irati-1

 

Este bosque tiene una gran extensión, de más de 17.000 hectáreas, y dentro de esta enorme zona verás que hay varios espacios protegidos, como la Reserva Integral de Lizardoia y las Reservas Naturales de Mendilatz y Tristuibartea. Por otra parte, la Selva de Irati es una ZEPA o Zona de Especial Protección de Aves.

 

La Reserva Integral de Lizardoia está en el monte La Cuestión, entre las Casas de Irati y el embalse de Irabia. Recomiendan no adentrarse en las hectáreas de estas reservas, sino rodearlas contemplando estos paisajes montañosos con un frondoso bosque casi virgen, que contiene hayas y abetos de hasta 40 metros de altura. La Reserva Natural de Mendilatz se ubica en el monte del mismo nombre, mientras que la Reserva Natural de Tristuibartea se encuentra en el monte Pettuberro y cuenta con robles además de hayas.

 

Además de los árboles que en algunos puntos casi no dejan pasar la luz del sol, en la Selva de Irati también se puede contemplar fauna. El otoño es la época ideal para visitar este lugar, ya que además de ver el bosque teñido de multitud de colores seguro que podrás escuchar el sonido de los ciervos en celo (la berrea), o verles junto a otras especies como el pájaro carpintero y el tritón pirenaico.

 

Selva-Irati-2

 

 

Fotos 1 y 2 en CC: Wikimedia Commons.

Comments

comments

Comparta el artículo