>  > 
Historia de la Feria de Abril o Feria de Sevilla

Esta semana es una de las más esperadas del año en Andalucía: la ciudad de Sevilla se viste de gala y de colores para la archiconocida Feria de Abril, también conocida como Feria de Sevilla. Para descubrir el origen de esta feria, en primer lugar, tenemos que remontarnos al siglo XIII. En 1254 el Rey Alfonso X el Sabio concedía su permiso para que en Sevilla se celebraran dos ferias al año: una feria de primavera en el mes de abril y una feria de otoño, en San Miguel.

 

Pero el verdadero origen de la Feria de Abril tiene una fecha mucho más exacta: el 25 de agosto de 1846 un empresario vasco y uno catalán realizan una propuesta formal en el ayuntamiento para restaurar la tradición de las ferias, celebrando una única feria anual durante los días 18, 19 y 20 de abril. Eran dos sevillanos de adopción, José María Ybarra Gutiérrez de Caviedes y Narciso Bonaplata y Curiol. El alcalde de Sevilla por aquel entonces, Alejandro Aguado, opuso cierta resistencia a la idea argumentando que ya había otras dos ferias muy próximas, como la feria ganadera de Mairena del Alcor y la de Sanlúcar la Mayor. Pero finalmente el permiso fue concedido poco más de un mes después de la propuesta, y el 5 de marzo de 1847 la reina Isabel II firmaba una Real Orden confirmando esta “nueva feria”.

 

Ese año, con el apoyo de muchos ganaderos y agricultores, se celebraba la primera Feria de Abril en Sevilla. El 18 de abril de 1847 se inauguraba esta feria en el Prado San Sebastián. Aunque hoy es uno de los lugares más céntricos de la ciudad, por entonces estaba en las afueras, y allí se instalaron 19 casetas con ganado, vinos o aguardientes. Fue tal el éxito de la feria que solo tres años después, en 1850, se tuvo que dividir la parte de mercado de ganado del resto del espacio de ocio. Los puestos comenzaron a crecer exponencialmente, con tabernas, buñuelos, turrones, avellanas… y en 1864 ya se lanzan los primeros fuegos artificiales en la feria.

 

Prado-San-Sebastian-Feria-Abril

 

En 1896 la Feria de Sevilla se ubicó en la zona de la Pasarela, una estructura peatonal de hierro que cruzaba sobre la plaza de don Juan de Austria e inspirada en la Torre Eiffel. El quiosco central de esta pasarela se adornaba con globos de luz blanca durante la feria, pero la estructura se desmontó en 1921 por el ensanche de la calle San Fernando. Es por eso que desde entonces cada año se instala una vistosa portada de entrada a la Feria de Abril, en recuerdo a la desaparecida Pasarela. Entre arcos, torres y luces la portada se acerca a los 50 metros de altura, y cada año se dedica a algún monumento, edificio o evento importante de Sevilla.

 

Pasarela-Feria-Abril

 

La Feria de Abril fue creciendo en popularidad, visitantes y dimensiones. En 1914 los tres días de celebración se amplían a cinco, y en 1952 a seis. En 1973 la feria tuvo que moverse al barrio de Los Remedios por problemas de espacio, y en esta pequeña ciudad efímera que se crea durante casi una semana se le ponen nombres de toreros de distintas épocas a las calles.

 

Feria-Sevilla

 

Actualmente la feria está iluminada con unas 350.000 bombillas con sus farolillos, que se iluminan a las 12 de la noche del lunes al martes de esta semana, y que se apagan a las 12 en punto de la noche del domingo, con un gran final de la Feria de Sevilla adornado por el espectacular lanzamiento de fuegos artificiales junto al río Guadalquivir. ¡Ve a Sevilla a disfrutar su semana grande!

 

Alquilar coche Sevilla

 

 

Fotos 1, 2 y 3 en CC: Wikimedia Commons.

Comments

comments

Comparta el artículo