>  > 
Consejos para viajar con perros y mascotas en tu coche

Tanto en vacaciones como en otros desplazamientos, las personas que tienen mascotas como perros o gatos necesitan transportarlas en su vehículo. Viajar con un perro en el coche puede suponer un peligro si no se utilizan las medidas de seguridad adecuadas y no se tienen en cuenta ciertas consideraciones.

 

Además, no existe una ley que indique con exactitud cómo transportar de manera correcta a un perro, gato u otra mascota en un vehículo, ya que según la legislación en este sentido los animales de compañía se consideran “carga”. El Reglamento General de Circulación explica: “la carga transportada en el vehículo, así como los accesorios que se utilicen para su protección, deben estar dispuestos y, si fuera necesario, sujetos, de tal forma que no puedan: a) arrastrar, caer o desplazarse peligrosamente; b) comprometer la estabilidad del vehículo”.

 

Te damos una serie de consejos y puntos a recordar a la hora de viajar con perros o mascotas en tu coche, y después señalaremos cuáles son los dispositivos de transporte que se pueden emplear para que nuestros amigos animales no comprometan la seguridad de ninguno de los pasajeros del vehículo, incluidos ellos mismos.

 

  • Las mascotas también tienen su propio equipaje: es importante hacer sentir a la mascota cómoda allá donde vaya, y si vais a emprender un largo viaje no olvides su comida, su agua (importantísimo cuidar su hidratación), sus juguetes, su cepillo, su cama y manta, sus medicamentos específicos si fuera necesario, y su documentación.

 

  • Jamás dejes que vaya con la cabeza fuera de la ventanilla: puede que hasta veamos normal o gracioso que el perro asome la cabeza fuera del vehículo, pero es muy peligroso. Además de ser muy inseguro para todos los pasajeros, puede distraer el conductor, y el perro puede hacerse daño si choca con algo (la rama de un árbol, por ejemplo) o dañarse los ojos por efecto del viento y acabar padeciendo otitis o conjuntivitis.

 

  • Los animales también se marean, se ponen nerviosos… Si vas a realizar un viaje largo y tu mascota no está acostumbrada al coche, es recomendable ir familiarizándola con esta nueva situación poquito a poco. Perros y gatos pueden ponerse nerviosos o marearse por el movimiento del vehículo o al verse encerrados. Existen pastillas para el mareo específicas para las mascotas.

 

viajar-con-perros-1

 

  • Para a descansar cada 2 horas: al igual que los pasajeros, las mascotas también necesitan descansar de los viajes en coche, estirarse, pasear un rato… Aprovecha para darle de beber en agua en las paradas, y recuerda que tu mascota haya hecho sus necesidades antes del viaje.

 

  • Nunca dejes a tu mascota sola encerrada en el coche, y menos en verano: aunque dejes el vehículo estacionado a la sombra durante escasos minutos, un golpe de calor podría ser fatal. Si no te queda más remedio, deja la ventanilla abierta para que tenga ventilación y no tardes en volver.

 

  • Protege tu tapicería: según el tipo de dispositivo de transporte que uses, necesitarás cuidar la tapicería del coche de los animales, que suelen soltar mucho pelo o pueden arañarla. Cepilla a tu perro o gato antes del viaje, y prevén manchas y pelaje pegado en la tapicería cubriéndola con fundas, mantas, canastos…

 

¿Cómo transportar a mi mascota de modo seguro?

 

Según el tipo y tamaño de la mascota, el número de mascotas que tienes o la frecuencia con la que necesitas viajar con ellas, tienes a tu disposición diversos dispositivos de transporte. Lo que nunca debes hacer es llevar al animal suelto en el coche, porque distrae al conductor, puede molestarle o impedirle conducir con normalidad, y supone un peligro para todos los ocupantes del vehículo en caso de frenazo brusco o colisión. Y nunca pongas a tu perro moviendo la cabeza sobre la bandeja del maletero, ya que limita la visibilidad.

 

El transportín es quizás el método más conocido, y uno de los más seguros a la hora de transportar a tu mascota. Para gatos o perros de tamaño pequeño, se recomienda ubicar la cesta el transportín o en el suelo, detrás de los asientos delanteros. No lo ubiques con un cinturón de seguridad a menos que puedas fijarlo con algún método de anclaje, porque en caso de accidente el transportín podría romperse y la mascota salir despedida. Para animales más grandes como otros perros, el transportín será mayor y debe ubicarse en el maletero en posición transversal y lo más cerca posible del respaldo de los asientos.

 

Viajar-con-perros-2

 

Los arneses de seguridad o correas de cinturón para perros permiten sujetar a las mascotas con la ayuda del cinturón de seguridad o los anclajes Isofix. Existen distintas correas según el peso de la mascota. Es importante tener en cuenta la longitud del cinturón de seguridad del asiento y no fijar a la mascota solamente enganchando una correa a su collar: usa también un arnés de seguridad para que nadie sufra ninguna lesión en caso de frenazo o colisión.

 

Otra opción es instalar una red o rejilla de separación, o barreras protectoras de metal (fijas o telescópicas) que dividen el maletero del resto del habitáculo del vehículo, o marcar una separación entre los asientos delanteros y la parte trasera. Ten en cuenta que estos sistemas requieren montaje. Y por último, si tienes varios perros una opción recomendable es la jaula-remolque. Recuerda siempre que la seguridad de tu mascota es la seguridad de todos los pasajeros.

 

 

Fotos 1, 2 y 3: CC en Flickr.

Comments

comments

Comparta el artículo