>  > 
Consejos para conducir con niebla

Durante los meses más fríos del año es muy común encontrarse con bancos de niebla, a veces muy espesos, mientras conducimos por la carretera.

Al reducir la visibilidad, la niebla multiplica las posibilidades de sufrir un accidente al volante. Es por ello que te ofrecemos una serie de consejos para conducir con niebla para que tengas muy en cuenta:

 

 

Consulta la predicción meteorológica: quizás de esta manera puedas evitar conducir en los momentos del día donde la niebla está presente, o pasar por lugares cercanos a la costa o a ríos, donde la niebla suele acumularse con mayor frecuencia.

 

Luces, para ver y para que te vean: en nuestra entrada sobre cómo usar correctamente las luces del coche ya te aconsejábamos qué luces tienes que usar cuando hay niebla. Las luces de cruce o luces cortas deben usarse de día cuando circules por vías con niebla, aunque no sea muy espesa. Si cuentas con luces antiniebla delanteras, úsalas como refuerzo para ver mejor con niebla muy densa. Las luces antiniebla traseras están presentes en todos los coches, así que enciéndelas para hacerte ver cuando la espesura de la niebla así lo requiera.

 

Limpiar el parabrisas: con niebla notarás que se acumular humedad en el parabrisas, así que usa de manera intermitente el limpiaparabrisas para ver la carretera lo mejor posible. Si hay vaho, apunta con el aire hacia los cristales o incluso abre un poco la ventanillas.

 

Reduce velocidad y aumenta la distancia de seguridad: cuando la visibilidad se ve tan reducida es fundamental conducir a menor velocidad e incrementar la distancia de seguridad, para así tener tiempo de reaccionar ante los posibles imprevistos de la carretera, ya sea un animal cruzando o el frenazo de otro vehículo.

 

 

 

No frenes de manera brusca: con niebla la calzada está mojada y es más probable que el coche pueda llegar a deslizarse perdiendo el control. Al entrar en un banco de niebla reduce de manera suave tu velocidad, y una vez dentro nunca frenes de repente para no pillar desprevenidos a los vehículos que te preceden.

 

Circula siempre por la derecha: ya lo haces normalmente, ¿no? Pero con bancos de niebla, cúmplelo a rajatabla y procura no cambiar de carril o realizar adelantamientos. Usa el borde derecho de la carretera como referencia para guiarte en la niebla.

 

No estaciones el coche en el arcén: con niebla densa cualquier obstáculo en la carretera supone un gran peligro. Si tienes que parar, lo mejor es que lo hagas en un lugar seguro (por ejemplo, una estación de servicio) y allí esperar a que se disipe la niebla. Si sufres alguna avería o incidencia y no te queda más remedio, hazlo lo más a la derecha que puedas, enciende los intermitentes y ponte el chaleco reflectante para salir del vehículo.

 

Conducir-con-niebla

 

 

Foto 1 en CC: Wikimedia Commons.

Comments

comments

Comparta el artículo