>  > 
8 pasos para cambiar una rueda

Que se pinche una rueda en el peor momento y en el lugar menos indicado es una de las peores fobias de muchos conductores. A pesar de que la mayoría de conductores tienen contratados servicios de asistencia en carretera que se desplazan a cualquier lugar en caso de que haya que cambiar una rueda, aprender a hacerlo por uno mismo es un acto de sensatez y responsabilidad. Un pinchazo es un fenómeno bastante común, sin embargo, los fabricantes de automóviles han ingeniado un sistema que hace posible que el cambio de rueda sea un proceso asequible para todo el mundo. A continuación, te mostramos los 8 pasos que debes seguir para lidiar con cualquier pinchazo.

1. Detener el vehículo en un lugar seguro

Lo primero que debes hacer es encontrar un lugar seguro para detenerte. Si el pinchazo se produce en una autopista, toma la primera salida que encuentres, aunque para ello tengas que conducir algún kilómetro con la rueda pinchada. No estaciones en medio de una curva, los coches, que circulan a gran velocidad, podrían no verte. Encuentra un lugar alejado del tráfico, pero también estable, acondicionado y llano.

2. Sacar las herramientas

Una vez estacionado, apaga el contacto, enciende las luces de emergencia y pon el freno de mano. En lugar de poner el coche en punto muerto, lo ideal es que dejes puesta una marcha (primera o marcha atrás). Si tu coche es automático, déjalo en la posición “Parking” (P). A continuación, busca el gato, la llave y la rueda de repuesto en el maletero del coche y colócalos junto a la rueda pinchada.

3. Colocar el gato hidráulico

Colocar bien el gato es muy importante. En función de cada modelo de coche, el lugar en el que se debe colocar el gato puede variar. No dudes en consultar el manual de instrucciones. El gato dispone de un pequeño gancho para acoplarse en las ranuras que se encuentran justo detrás de las aletas de las ruedas delanteras y delante de las aletas de las ruedas traseras.

4. Retirar las tuercas

Una vez hayas colocado correctamente el gato, eleva el vehículo levemente, sin despegarlo del suelo. A continuación, retira el tapacubos y afloja las tuercas de la rueda girando la llave en sentido antihorario, sin sacarlas de la llanta. Para una mayor facilidad de maniobra, es recomendable usar una llave de cruceta.

5. Elevar el vehículo

Eleva el vehículo hasta que la rueda quede a unos quince centímetros del suelo. Presta mucha atención al gato. Debe permanecer estable, recto y perpendicular al suelo. De lo contrario, debes volver a bajar el coche y colocar el gato de manera correcta.

6. Retirar la rueda pinchada

Con el coche elevado, retira las tuercas una a una aflojándolas en sentido antihorario. A continuación, tira de la rueda pinchada en línea recta y hacia ti, en un movimiento horizontal, para extraerla del eje.

7. Colocar la rueda de repuesto

Verifica ambas caras de la rueda de repuesto antes de colocarla. La válvula de inflado debe quedar posicionada hacia el exterior. Coloca la rueda en el eje y aprieta los tornillos con la mano. Los tornillos no deberían presentar ninguna resistencia.

8. Volver a colocar el vehículo en el suelo

Baja con suavidad el vehículo al suelo para terminar de ajustar la rueda. Haz uso de la llave para apretar los tornillos tanto como sea posible. Luego vuelve a colocar el tapacubos.

¡Listo! Lo único que queda ya es volver a guardar en el maletero la rueda pinchada y las herramientas.

Comments

comments

Comparta el artículo