>  > 
7 platos y postres típicos de Semana Santa

Se acerca la Semana Santa, una época del año donde entre multitud de tradiciones de todo tipo encontramos costumbres culinarias muy particulares. En España, como en muchos otros países, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección se consumen distintos platos y postres tradicionales de estas fechas, en los cuales por regla general no se incluye la carne debido a la vigilia. Descubrimos la gastronomía de Semana Santa en nuestro país a través de siete propuestas muy conocidas en las cocinas de diversos puntos de España:

 

Torrijas

La torrija es uno de los platos dulces por excelencia de la Semana Santa en España. Los ingredientes principales de las torrijas son pan y leche: una rebanada de pan casero (generalmente duro, después de varios días), se empapa en leche, se reboza en huevo y se fríe con aceite en una sartén. Luego se puede endulzar con miel, canela, almíbar, azúcar o incluso algún licor. Existen muchas variantes de las torrijas, tanto en nuestro país como internacionalmente.

 

Torrija

 

Monas de Pascua

Podríamos decir que, salvando las distancias, las monas de Pascua son la versión para Semana Santa de los roscones de Reyes. Son muy típicas en el Levante valenciano y catalán, y se pueden rellenar de multitud de ingredientes, aunque hay muchas variedades en esta torta o roscón. La tradición dice que los padrinos deben regalar este dulce a sus ahijados el Domingo de Pascua.

 

Mona-de-Pascua

 

Pestiños

Este postre es muy típico en Andalucía y otras zonas del sur de España y se realiza con masa de harina como ingrediente básico: pequeñas porciones hechas con harina y huevos batidos se fríen en aceite de olvida y luego se bañan en miel, a veces en azúcar como alternativa. El resultado suele quedar en forma de cuadrado de masa con dos esquinas que se doblan hacia el centro. Los pestiños, además de ser un dulce típico en Semana Santa, también se suelen consumir en la época navideña.

 

Pestinos

 

Buñuelos de bacalao

El bacalao es uno de los protagonistas de la Semana Santa: en croquetas, tortillas, pero principalmente en buñuelos. El buñuelo es una masa de harina y huevo que se fríe y reboza en aceite, y en este caso se rellena con el pescado estrella de estas fechas. Se puede comer como tapa o acompañamiento de otros platos, y suele especiarse con ajo, perejil y cebolla picada. En muchos hogares se degustará bacalao el Viernes Santo, donde la tradición reza que no se deben comer platos que incluyen carne. Este plato también es muy popular en otros países como Portugal, Italia o Francia, donde su preparación cambia ligeramente.

 

Bunuelos-de-bacalao

 

Sopa de ajo

Aunque existen variantes en otras comunidades, este tipo de sopa es muy consumido en Castilla y León y Madrid y se asocia a la gastronomía de la Semana Santa. Su origen es humilde: junto al caldo y grandes cantidades de pimentón y ajo, se encuentran en la sopa de ajo trozos de pan duro que sobran de días anteriores. Existen variaciones según la provincia donde se prepara: en León se añadía el pan después de cocer el caldo, en Soria se incluyen setas senderuelas en la receta, y en Segovia se añaden cominos.

 

Sopa-de-ajo

 

Filloas

Las filloas gallegas son una especie de creps muy finos que se hacen con masa de harina, yemas de huevo batidas y un poco de leche. Puedes endulzarlas con sirope, miel, chocolate, mermelada… y debes comerlas con las manos, cuando no estén ya muy calientes. Son muy conocidas en la Semana Santa de Galicia, pero meses antes también se comen añadiendo un ingrediente muy particular: sangre de cerdo procedente de las típicas matanzas que se hacen en la comunidad, dándole un color oscuro a las denominadas filloas de sangre.

 

Filloa

 

Leche frita

Si no conoces esta receta de Semana Santa, te preguntarás cómo puede freírse la leche… La leche frita, como las torrijas, es otro dulce rebozado y frito: se hace con harina cocida con leche y azúcar hasta que alcanza un espesor que permite dividir la masa en porciones que se fríen y se espolvorean posteriormente con azúcar y canela. Se dice que la receta de la leche frita nació en Palencia, pero esta receta es muy típica de casi toda la zona norte de España.

 

Leche-frita

 

 

Fotos 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7 en CC: Wikimedia Commons.

Comments

comments

Comparta el artículo